La fotografía se asemeja a la arquitectura en el hecho de que ambas representan una realidad. Pero la diferencia radica en que la primera se construye a partir de un punto de vista intelectual, mientras que la segunda se construye a través de la espacialidad.

Es así que este blog pretende sacar a la luz esa realidad-espacial de la ciudad, que aparece a veces oculta ante nuestras miradas durante nuestro pasar cotidiano; para así valorarla, entenderla, protegerla, disfrutarla, vivirla, en definitiva redescubrir una importante parte de nuestra identidad: el patrimonio arquitectónico.

Resolución recomendada: 1440 x 900 / Recommended resolution / Рекомендуемое разрешение / Empfohlene auflösung

Vistas a la página totales

1 oct. 2011

"El Panal"


LA IDEA DE REFUNCIONALIZAR EL EDIFICIO EN 1993:

 Ante la posibilidad que el Superior Gobierno de la Provincia de Córdoba entregara en concesión a intereses comerciales la explotación del edificio en donde funcionara hasta no mucho tiempo antes el Ministerio de Economía de la Provincia y Dirección de Catastro, por haber habitado a finales del S. XIX el Ex Gobernador Provincial y Presidente de la República Juárez Celman 1886 / 1890; y funcionado el Club político "El Panal', la Junta Provincial de Historia de Córdoba, se expidió mediante Resolución del 3 de Mayo de 1993, en contra de dar destino comercial al mencionado Edificio.
 Las mentes más salientes de la Generación del '80 de la provincia, que tuvieron certera influencia en el orden nacional y en la modernización del país, se dieron cita en dicho Edificio, el cual es, además, representativo de la historia de la arquitectura de la época, habiendo intervenido en su idea y factura, como hemos visto, destacados profesionales de entonces, entre ingenieros, arquitectos, constructores, decoradores, artistas, y otros.
Como no fue consultada, y por ser órgano de consulta de la Provincia, la Junta decidió expedirse, destacando que el Edificio pertenece al Patrimonio Histórico Arquitectónico-Urbanístico de la Ciudad, además de serlo en general respecto del Patrimonio Cultural, por sus actividades y valores intrínsecos, por lo que, ésta, propone un destino similar o afín a los mismos. La Sesión de la Junta presidida por el Arq. Rodolfo Gallardo, especialista en el tema, giró alrededor de la propuesta de Roberto Perrero y contó con la invitación de destacadas personalidades como la Arq. Marina Waisman, el diputado Rafael Vaggione y otros.
Mientras, ya se estaban distribuyendo los pliegos del llamado a concurso y licitación del
Gobierno de Eduardo César Angeloz, la Junta le hizo llegar su Resolución junto a una Nota La Ley 7850, por la que fueron "sujetos a privatización, la construcción, mantenimiento y ampliación de los edificios del estado provincial", constituía la base que justificaba dicho llamado, a través de un régimen jurídico de concesión que otorgara seguridad las empresas y permitiera adjudicar, contratar y explotar dicha concesión de obra pública. Establecía que los Proyectos fuesen acordes con el informe de la Dirección de Patrimonio Cultural. Una de las exigencias refería a la preservación de las fachadas y el Ascensor del Edificio de Catastro Casa de la Calle 9 de Julio que fue el primero que funcionó en la Ciudad.
En fecha cercana, el diputado Rafael Vaggione anunció que presentaría un recurso de amparo el 18 de Mayo para que se dicte en forma cautelar la medida de no innovar, evitando la demolición. Invocaría los arts. 53 y 36, inc. 4° de la Constitución Provincial, referidos "al resguardo y protección de los Intereses difusos, ecológicos o de cualquier otra índole en relación al patrimonio cultural nacional, provincial o municipal", y en relación a todos los valores expresados para el Edificio, además de los paisajísticos. De este modo de amparo, el juez en lo civil Belisano Ortiz Bustos dio trámite al recurso de amparo, prohibiendo efectuar modificaciones en el mismo, y emplazando al Gobierno Provincial para que acuda a pleito, respondiendo y efectuando descargo de antecedentes.
(La Voz del Interior: 22.05.1993)


EL PROYECTO EN LA ACTUALIDAD:

 La posibilidad de destinar ambas edificaciones (“El Panal” + “El Spilimbergo”) a entidades públicas, como así también a fundaciones y entes o emprendimientos privados de carácter cultural, con la factibilidad de combinar la idea de tutela y preservación con una rentabilidad, destinada a la preservaron y el mejoramiento del Edificio, pareciera ser efectiva para estas preexistencias, sobre las que sería justo y honroso un uso  público.
Considerándose “ Cultura” a todas las manifestaciones del Hombre como ser social e histórico, podemos remitirnos no sólo a las artes y el pensamiento, sino además a la producción en general, su acumulación, transformación y proyectiva, como también a sus relaciones.

 Basándose en aquella lucha que allá por 1993 realizaron personalidades de la cultura y las artes, como también vecinos interesados de Córdoba, acerca que la destinación final de la sede “El Panal” no fuese simplemente comercial, por lo dificultoso que resultaría poder controlar el carácter de una intervención de este tipo; e intentando descubrir el “espíritu” aún habitante en viejos edificios, es que se propone la radicación de la Dirección de Cooperación Internacional, dependiente de la Secretaría General Provincial, y la de la Sede de PROCOR, (cada una con sus respectivas dependencias), en los espacios del Edificio Histórico sitio en calle Rivera Indarte N°70.

Se supone que la jerarquía de los espacios de este edificio es acorde a las necesidades de representación propias de estas dos entidades, además de que su presencia garantizaría su adecuadamente conducida localización la puesta en valor y control del mismo.

Ambas estructuras a pisos completos, con espacios de recibimiento, halles y patios, offices y sanitarios, y otras dependencias, son propias para la convivencia acordada, pero a la vez controlada. La posibilidad de un recorrido en “L”, con inicio y finalización posible en cualquiera de ambas calles, tiene como “remanso” la llegada al Patio Principal, donde se proponen actividades socio-culturales, de encuentro, y recreativas, como sucede en los patios de otras entidades cordobesas y del mundo (por ej. El Cabildo o la Universidad de Córdoba).
Esa factibilidad de poder manejar con mayor flexibilidad el límite entre el espacio publico (representado por la Peatonal) y el espacio privado (ambos edificios), según diversos horarios, días u ocasiones, hace a toda institución que hoy se tilde de moderna y contemporánea, posibilitando el acercamiento, por distintas vías, de la comunidad. Junto al Patio, se propone la revitalización del Viejo Comedor del Panal, completando la oferta con espacios rentables para Academias de Artes y Sedes de Asociaciones, Institutos, locales, la Tienda del Panal (la misma puede resultar beneficiosa para el encuentro intergeneracional y la organización de eventos, todos de líneas culturales), Auditorio, Calle Central y Salón de Usos Múltiples y Exposiciones son los espacios viscerales que condensarían la nueva vida del “Panal”.

Fuente: Cartelería expuesta en "El Panal"