La fotografía se asemeja a la arquitectura en el hecho de que ambas representan una realidad. Pero la diferencia radica en que la primera se construye a partir de un punto de vista intelectual, mientras que la segunda se construye a través de la espacialidad.

Es así que este blog pretende sacar a la luz esa realidad-espacial de la ciudad, que aparece a veces oculta ante nuestras miradas durante nuestro pasar cotidiano; para así valorarla, entenderla, protegerla, disfrutarla, vivirla, en definitiva redescubrir una importante parte de nuestra identidad: el patrimonio arquitectónico.

Resolución recomendada: 1440 x 900 / Recommended resolution / Рекомендуемое разрешение / Empfohlene auflösung

Vistas a la página totales

30 sep. 2011

Estación del Ferrocarril Belgrano

 De concepción y construcción más modestas que la estación del Central Argentino, desempeñó sin embargo un papel fundamental en la vida y conformación del barrio. Sus terrenos, separados durante décadas de la ciudad por su paredón ciego, se unieron al barrio con la demolición de éste en 1986, adquiriéndose así una extensa zona verde que espera aun una intervención adecuada. Dos pasarelas peatonales atraviesan este particular intersticio, que van desde Jerónimo Luis de Cabrera hasta la calle Jerónimo Cortés.

En el año 2009, la constructora "Benito Roggio e Hijos", con fondos de la Nación, comenzó la refuncionalización y puesta en valor con protección integral arquitectónica de la Estación, que actualmente acoge al Tren de las Sierras, cuyo destino final es la ciudad de Cosquín.

Dirección: Jerónimo Luis de Cabrera 250.
Autores: Ings. John Hawkshaw y Harison Hayter.
Fecha: 1889/1890.
Info. sobre el Tren de las Sierras: http://www.ferrocentralsa.com.ar/tren_sierra_historia.htm


HISTORIA

El 21 de octubre de 1872 se llamaba a licitación pública para la construcción de la línea Córdoba - Tucumán, de una extensión de 541 km 920 m. Se presentaron siete propuestas, y se adjudicó a la firma Telfener y Cía.

La empresa sería administrada por el Estado, en principio porque a los británicos les interesaban básicamente los ramales que llegaban el puerto. No obstante, apenas Córdoba vio sus ramales crecer y dar frutos, fueron adquiridos -en diciembre de 1887- por la firma Hume y Cía, la cual –habiendo alquilado la línea al Estado sólo hasta formalizar la papelería– en febrero de 1889 transfiere su propiedad a Córdoba Central Railway, sin que percibamos monto alguno por el alquiler ni las ganancias.

Al pasar a manos británicas se produjo un notorio estancamiento, de modo que todo lo realizado se mantuvo prácticamente igual hasta 1938, salvo la construcción de una estación en Alta Córdoba -en opinión de algunos- para distraer la opinión pública.

EL EDIFICIO

En febrero de 1888 Hume adquirió 200 mil ladrillos para dar comienzo a la obra. La erección del edificio siguió los planos exhibidos en 1889 por los ingenieros ingleses John Hawkshaw y Harrison Hayter, quienes en aquel tiempo construían el puerto de Buenos Aires.

La estación fue inaugurada en 1890, aunque sufrió varias ampliaciones a lo largo de sus más de 100 años de vida. Como sucedía con frecuencia en aquellos años, se aprecia una arquitectura que no respondía a las necesidades locales sino más bien a direcciones que tomaba la moda de entonces, predominando el repetido eclecticismo de la época: “A pesar del origen de sus autores la influencia inglesa sólo se puede apreciar en los ladrillos a la vista, algunos detalles y el largo andén cuyo techo era sostenido por columnas de fundición, llevando la cenefa una recortada chapa de zinc. Un lenguaje hegemónico aparece con el manierismo italiano con sus cuerpos laterales salientes que abrazan una loggia central, con almohadillados en las esquinas. Tendría su toque francés con el remate en mansarda con perfil recto en empinados techos cubiertos con pizarras negras y cestería en la cumbrera”, en términos de Carlos Page. Como en la estación Mitre, un reloj corona su frente, y la arquitectura de su entorno asume la forma de hoteles.

Fuente: La Voz Online año 2005