La fotografía se asemeja a la arquitectura en el hecho de que ambas representan una realidad. Pero la diferencia radica en que la primera se construye a partir de un punto de vista intelectual, mientras que la segunda se construye a través de la espacialidad.

Es así que este blog pretende sacar a la luz esa realidad-espacial de la ciudad, que aparece a veces oculta ante nuestras miradas durante nuestro pasar cotidiano; para así valorarla, entenderla, protegerla, disfrutarla, vivirla, en definitiva redescubrir una importante parte de nuestra identidad: el patrimonio arquitectónico.

Resolución recomendada: 1440 x 900 / Recommended resolution / Рекомендуемое разрешение / Empfohlene auflösung

Vistas a la página totales

1 oct. 2011

Plaza San Martín

 La antigua Plaza Mayor fue en su origen como era usual en las ciudades hispanoamericanas, simplemente un vacío en la trama fundacional, que constituía, sin embargo, el centro de la vida cívico-reli­giosa de la ciudad. Hasta mediados del siglo XVII permaneció como un descam­pado, destinado a paradas militares, corri­das de toros, y ejecución de criminales.
A lo largo del siglo XVII los edificios más significativos de la ciudad fueron definiendo sus límites, y unos pocos ele­mentos de equipamiento -como una fuente central- se construyeron hasta el siglo XIX, cuando se instaló la ilumina­ción, se plantaron árboles, se construye­ron veredas, y dos fuentes todavía exis­tentes (escultor Ollía 1876). El concepto decimonónico de plaza arbolada sustitu­yó así al de la plaza seca española.

 Su actual nombre data de 1909, de 1916 el monumento a San Martín (Fontana y Scrbelli), y de 1944 el mástil y la regla­mentación de alturas para las edificacio­nes circundantes.       

 En el mes de octubre del año 2009 se intervino nuevamente la plaza, cuya remodelación significó la unificación de 6.800 metros cuadrados de solados, la construcción de canteros elevados de granito y la colocación de rejas en 3.800 metros cuadrados de área verde.

Además, se parquizó con plantines y flores; se instaló un sistema de riego por aspersión; se recuperaron las dos fuentes de mármol y el mástil; se forestaron los lados que dan a las calles Rosario de Santa Fe y Buenos Aires y se agrandó el perímetro de baldosas que lo circundan.
También se intervino el área del mástil, al que se le modificó la plataforma; se restauraron los bancos respetando el modelo original y se aumentó su cantidad; se instalaron bebederos y cestos de basura; se reubicaron las columnas de iluminación a las que se les cambió las luminarias y se colocaron nuevas torres en los recorridos peatonales y dicroicas inferiores en parquizaciones destacando algunos árboles.

 La bella composición paisajística del presente la ha con­vertido en un paseo. Perdido su papel protagónico en la vida civil, el que se trasladó a zonas más dinámicas, conser­va siempre su condición de punto de referencia y corazón histórico-simbólico de la ciudad.

Dirección: Calles Independencia, Rosario de Santa Fe, Buenos Aires, San Jerónimo.
Autores en orden cronológico: - Lorenzo Suárez de Figueroa.
                                             - 1era remodelación Arq. Carlos David.
                                             - 2da remodelación Arq. desconocido.